En defensa del sistema de salud colombiano

la campaña ciudadana que planea un diálogo abierto con los candidatos presidenciales

Jorge García, es odontólogo, paciente diabético desde los 8 años, tiene un trasplante de riñón y lidera una campaña ciudadana para mejor el sistema de salud colombiano.

 

A poco menos de tres meses del inicio de un nuevo periodo de gobierno, los ciudadanos muestran preocupación por algunos temas que se deben resolver en el país y uno de los más importantes es la salud.

 

Jorge García, odontólogo y paciente diabético, lidera la campaña ciudadana “Si yo fuera presidente qué haría con el sistema de salud’, que tiene como objetivo dialogar con los candidatos presidenciales y con el presidente electo para seguir construyendo un sistema de salud óptimo para todos los colombianos.

En defensa del sistema de salud colombiano

#SiYoFueraPresidente protegería, mejoraría y fortalecería el sistema de salud colombiano’, es una campaña lanzada a través de change.org para recolectar firmas y generar un relacionamiento con los candidatos presidenciales y el futuro presidente de Colombia para que la salud sea la prioridad.

 

“Esta pandemia nos demostró que definitivamente al sistema de salud hay que darle un renglón privilegiado, porque un país que no tiene salud, es un país que no produce. ¿Cuántas personas no pueden ir a trabajar porque están enfermas o son despedidas de su trabajo porque tienen una condición de salud? El sistema de salud es igual de importante que las finanzas, porque a partir de la salud se construye productividad”, asegura Jorge García.

 

“Si tengo salud produzco y las finanzas de un país prosperan. En todas las propuestas de gobierno de los candidatos la salud está en un renglón medio bajo, pero el sistema de salud sigue quedando en la mitad”, afirma Jorge en medio de su preocupación por lo que ocurre con la salud en el país.

#SiYoFueraPresidente protegería, mejoraría y fortalecería el sistema de salud colombiano’ nació a finales de abril, faltando un mes para la primera vuelta de las elecciones presidenciales, con la tarea principal de recoger 2.500 firmas ciudadanas. El primer objetivo ya se cumplió. El segundo es lograr 5.000 firmas y llevar esta petición a los candidatos para que quienes pasen a segunda vuelta concreten sus acciones en pro de mejorar el sistema de salud colombiano.

“El objetivo es primero que se dé un diálogo abierto con los candidatos antes de la elección y ya cuando quede el nuevo presidente, sentarnos con todo el gabinete y hablar sobre todo lo que tiene que ver con salud. Esto tiene que ser un movimiento sostenible en el tiempo”, destaca antes de mencionar que, aunque el sistema colombiano es uno de los más eficientes de la región, hay muchas herramientas que se tienen pero que se desaprovechan .

“Todavía falta mucho por mejorar”, asegura Jorge, quien de poder sentarse a dialogar con el candidato que quede elegido como nuevo presidente le haría 6 solicitudes:

  1. Eliminaría el tema de corrupción.
  2. Mejoraría la infraestructura de hospitales públicos, que en este momento están en crisis.
  3. Hay unos acuerdos de punto final a los cuales todavía no hemos podido llegar y no sé por cuánto tiempo más vamos a tener que esperar para poder llegar a ese acuerdo de punto final.
  4. Mejoraría los salarios para las personas que todos los días están atendiendo a los pacientes.
  5. Ampliaría muchísimo más los cupos de especialistas, de subespecialistas, de médicos y enfermeras que necesita el país para poder atender toda esa demanda de servicios
  6. Mejoraría la infraestructura

Sobre este último enunciado dice que es fundamental cerrar la brecha de inequidad que tienen rezagados a muchos territorios de Colombia donde no hay un servicio de salud eficiente y trasladarse hasta una ciudad o un municipio con personal capacitado es complejo por el estado de las vías rurales.

“Yo creo que nos merecemos mucho más del sistema de salud, hemos trabajado durante 30 años en este proceso, creo que este es el momento en que el sistema de salud tiene que estar en el top dentro de todas las campañas políticas”, concluye García invitando a los ciudadanos a ser parte de la campaña.

Historia de vida de Jorge García

Jorge García es odontólogo diagnosticado con diabetes mellitus tipo 1 desde los 8 años de edad. La diabetes una enfermedad que se produce cuando el cuerpo no genera suficiente insulina o no la controla de la manera correcta. Un paciente con esta enfermedad presenta síntomas como excreción excesiva de orina (poliuria), sed (polidipsia), hambre constante, pérdida de peso, trastornos visuales y cansancio, según explica la Organización Mundial de la Salud.

García cuenta que con 8 años de edad llegó a la unidad de urgencias del hospital Lorencita Villegas con nivel de azúcar por encima de 1.000. Según expresa él mismo “el promedio de una persona con una glicemia normal es de hasta 120. García estuvo en coma diabético durante varios días y aunque logró sobrevivir su condición de vida cambió por completo.

“Gracias a Dios mi papá trabajaba y tenía la posibilidad de tener un recurso y con eso se pudo pagar una consulta particular con un especialista que a duras penas entendía que tenía un diagnóstico como la diabetes mellitus tipo 1″, destaca odontólogo.

Sobre su enfermedad dice que no fue una situación fácil de sobrellevar siendo tan pequeño. Asegura que las consecuencias empezaron a surgir efecto rápidamente, “llegué a bajar a 20 kilos, trate de combatir contra eso que estaba viviendo”, mencionó.

Tras se diagnosticado intentó avanzar con su vida, terminó el colegio y decidió formarse en el área de la salud como odontólogo de profesión. Sin embargo, después de varios años los efectos de la enfermedad se volvieron más complejos. “Al pasar del tiempo una de las comorbilidades o complicaciones que padece una persona como yo, con diabetes, es la insuficiencia renal crónica, es decir que los riñones empiezan a perder funcionalidad”, desde entonces tuvo que empezar la diálisis para poder sobrevivir.

“Empecé a presentar aumentos de presión arterial muy fuerte, sangrados por la nariz, se me enrojecía la cara y me dolía mucho la cabeza, tenía muchas complicaciones. Me tuve que meter a diálisis, la única alternativa que tenemos las personas que tenemos una falla renal, para poder sobrevivir. Yo tenía que estar cada tercer día en tratamiento, tenía que estar conectado a una máquina por 5 horas, era poco productivo. Digo poco productivo porque yo trabajaba igual, pero salía en unas condiciones bastante complicadas y las personas que viven con esta condición saben a lo que me refiero”, manifiesta.

Después de 5 años o 6 años de estar en esta condición, estuve en una lista de espera y no conseguí quien me donará un riñón, es muy angustioso saber qué no va a llegar nadie a ofrecer un riñón para mí. Al final mi hermano me donó uno de sus riñones. En ese momento aprendí que ya había vuelto a nacer”, contempla el líder de la campaña que busca fortalecer el sistema de salud.

Tomado de semana.com